martes, 11 de septiembre de 2012

XUXOS PARA VOLVER AL COLE




 
Perdonad si en esta entrada me he puesto un poco seria. Llevo todo el verano intentando evitarlo pero hoy no ha sido posible. Éste es un blog de cocina (y no paro de repetírmelo siempre que veo que se me va la mano) y en él no quiero, ni debo, hablar de política ni de economía.
 
Pero en ocasiones sí que entramos en el terreno de las emociones y los sentimientos. Y hoy van un poco por ahí los tiros y junto con los xuxos os traigo parte de lo que comparto con mis amigos, mis compañeros de trabajo, mis familiares, porque como hemos dicho ya en más de una ocasión, en este espacio también nos encontramos amigos.

Hoy han comenzado el colegio mis hijas.
 
Desde siempre, septiembre me ha gustado. Todos mis propósitos de enmienda, como buena estudiante que he sido, se han producido en septiembre: no dejar para última hora el estudio, planificar las distintas actividades y no abarcar más de lo que una puede, mantener la mesa de trabajo ordenada, no volverme loca comprando material de papelería que luego no uso por innecesario... Ahora que no soy estudiante lo extrapolo a los estudios de mis hijas y a otras circunstancias de mi vida: comer un poquito menos, hacer algo de ejercicio, planificar las comidas para no tener que cocinar a las 11:00 de la noche, no ser tan vehemente al defender mis ideas...
 
Como todo propósito de enmienda, algunas cosas se hacen efectivas y otras (las más... ) no. No me preocupa en exceso. El saber que nunca se consigue plenamente el objetivo forma parte de las reglas del juego.

Pero este septiembre tenía una particularidad. Y es que puse (o pusimos muchos españoles) unas expectativas muy elevadas acerca de lo que se conseguiría en él. Nos fuimos de vacaciones (los que pudimos) con una fuerte sensación de ahogo pero con esperanzas de que cuando "comenzara el curso" se iba a ver un poco de color.
 
 Decidimos que íbamos a disfrutar a pesar de todo.
 
Como nos sugirió en un escrito mi querida Almudena Grandes siempre se puede uno tomar una cervecita con unas tapas a buen precio, pasear por el parque o por la playa, compartir una cena en casa con los amigos, cocinar algo especial para la familia, disfrutar de una puesta de sol, invadir las bibliotecas y las sesiones más económicas de los cines... Cuando llegue septiembre, se empezará a ver el color...

Pero ha llegado septiembre y aquí estamos.
 
Y esa presión, que se pudo difuminar un poquito en estos meses, se está volviendo a instalar de nuevo en el pecho de muchos de nosotros. Por eso este año no he empezado el curso de muy buen humor.

Existen algunas personas que esto que intento transmitiros lo expresa con mucha más lucidez y claridad que yo. Por eso, si os apetece, os invito a leer un artículo de opinión de Concha Caballero que se publicó hace unos días en "El País" y que me pareció absolutamente certero. Lo mejor, el final... con eso es con lo que debemos quedarnos:


   Bueno y ahora la receta ¿os parece?
 
   Me ha apetecido hacer xuxos para inaugurar el curso escolar. Me recuerdan a mis desayunos en el cole y quería que mis hijas los probaran. Así que me fui a la receta de mi paisana Reme, que en su blog "Al sur del sur" los prepara de maravilla. Aquí os dejo el enlace a su página por si queréis ver la receta original. Es perfecta.

   Para la crema pastelera he tomado la receta que ha puesto recientemente Paco en su fabuloso y completísimo blog "Cocina con Paco" . Se hace muy rápidamente y tiene muy buena pinta, no dejéis de probarla.

   INGREDIENTES:

  • 350 gr. de harina de repostería (Yo tuve que poner un poquito más para el amasado)
  • 2 huevos
  • 100 gr. de leche
  • 100 mantequilla
  • 12 gr. de levadura seca de panadería
  • 50 gr. de azúcar
  • Esencia de vainilla
  • Una pizca de sal
  • Aceite para freir (yo utilicé de girasol)
  • Azúcar y canela para espolvorear.
   Crema pastelera
  • 500 ml. de leche
  • 100 gr. de azúcar
  • 3 huevos
  • 50 gr. de Maizena
  • 1 cucharada de azúcar vainillado
  • Opcional, cacao en polvo si quieres hacer la crema de chocolate. Ummmmm!!!



 
   PREPARACIÓN TRADICIONAL
 
   Disolvemos la levadura en la leche templada. En un bol aparte pongo la harina, el azúcar, los huevos, la esencia de vainilla y la sal. Añado la leche con la levadura y por último la mantequilla reblandecida. Amasamos bien. Tuve que poner un poco más de harina al amasar porque se me pegaba mucho a las manos. Id añadiendo si veis que os hace falta y...    ¡¡¡¡Olé por mis precisiones...!!!!
 
   Dejamos reposar la masa en un bol tapado con un paño hasta que triplique su volumen. Mientras tanto preparamos la crema pastelera: vertemos todos los ingredientes en una olla y removemos a fuego medio hasta que espese. Ponemos en una manga pastelera y dejamos enfriar.
 
   Espolvoreamos la mesa con harina, extendemos la masa y vamos recortando porciones rectangulares.  Ponemos encima la crema pastelera, enrollamos y continuamos hasta que se acabe la masa. Dejamos reposar 30 minutos.
 
   Calentamos el aceite a fuego no muy fuerte para que no se quemen por fuera y por dentro queden crudos. Cuando estén doraditos, sacamos, ponemos en un plato con papel absorbente y rebozamos en el azúcar con canela.
 
   PREPARACIÓN CON THERMOMIX.
 
   A ver, aquí no me complico mucho la vida. Pongo la leche en el vaso, a 37º, 2 minutos, velocidad 2 junto con la levadura. Vierto el resto de los ingredientes, mezclo unos segundos a velocidad 5 y luego 5 minutos a velocidad espiga.
 
   Para la crema pastelera, como bien dice Paco, ponemos todos los ingredientes, mezclamos y programamos 7 minutos, a 90º y velocidad 4.
 
   El resto, más de lo mismo.





¡Veis chicos!
 
 Éstas son una de las muchas cositas que levantan el ánimo a cualquiera y no permiten que se instale el nubarrón en mi cabeza...


23 comentarios:

  1. No permitas que el nubarrón se instale en tu cabeza. Sabemos todos que España está pasando por momentos muy difíciles, pero en la vida todo es cíclico y es una época que va a pasar. Tiempos mejores vendrán, ya vas a ver.
    A tus niñas, ánimo en su primer día de clases.
    Besos y abrazos para todos desde Lima.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto que va a pasar :-) Gracias por tus ánimos

      Mientras, seguiremos endulzándonos con ricos postres y mejores amigos...

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  3. Hola Laly, encanto de mujer. Has escrito una entrada realmente preciosa, en el contenido reflexivo y en la receta y fotos. Te digo lo que Gabriela, todo es cìclico; por aquì las cosas no van mejor, pero, es septiembre, y es un mes de cuesta arriba...
    Estos xuxos (por cierto còmo se pronuncian, con la "ch"? jajaja)te han quedado de la mejor pastelerìa de lujo. Aunque, de momento, no me los voy a poder permitir para quitarme unos kilillos...pero tomo nota que caeràn enseguida.
    Un abrazo enorme,
    Chusa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay Chusita, este otoño se me va a hacer cuesta arriba hasta por los kilos, jajaja. Yo también tengo que echar el freno.

      Aquí se pronuncian Susos, aunque ya me has picado la curiosidad, me voy de cabeza a la wiki a ver qué me aclara, jajaja

      Besitos

      Eliminar
  4. Y para las que volvemos al trabajo, también tenemos??? ¡qué ricos! Me comería uno ya mismo para desayunar, me pondría las pilas para el resto del día, tienen una pinta estupendísima.

    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto bonita, los que quieras.

      Besos

      Eliminar
  5. Respuestas
    1. Gracias por vuestro comentario.

      Mis niñas han vuelto al cole con regular energía, jajaja

      Eliminar
  6. Una entrada muy certera... a veces, hay que ponerse seri@s...,memos mal que con éstos "Pepitos" les llamo yo, terminas endulzandonos...
    Qué corte !!! un buén mordisquito les daria yo jijii.
    Esperemos que el otoño no sea muy calentito...
    Besitosss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias guapa!!!!

      Como dices, a veces hay que ponerse seria, pero no en exceso que si no te conviertes en una triste... Un poquito de cal, otro de arena...

      Besitos

      Eliminar
    2. A no! una triste... nunca! jijii, un ten con ten, como dicen en mi pueblo.
      Besitosss GUAPETONA!

      Eliminar
  7. Estimada Laly:
    No me fue difícil ubicar el artículo de Concha Caballero porque tengo, para estos menesteres, una persona muy especial que me ayuda. En el Perú, pasamos momentos como los que cuentas, agregado a una lucha frontal contra una banda de terroristas, Sendero Luminoso. Y pensar que ahora lo quieren sacar en libertad al desdichado de Abimael Guzmán.
    En cuanto a la depresión, a pesar de que hemos crecido el 7% en los últimos 12 meses, la cosa no gotea. No llega a los bolsillos del pueblo. Pero no estamos como en España ni Grecia. Lamento mucho lo que te está pasando, porque perder el espíritu de lucha es lo peor que le puede pasar a una persona.
    Un solidario abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. PD: admiro tu valor en responderle al nubarrón con estos deliciosos xuxos, que para mí están prohibidos, como sabes.

      Eliminar
    2. Gracias por tus palabras Cyrano. Jamás se perderá el espíritu de lucha, es imprescindible para remontar y en eso estamos...

      Un beso

      Eliminar
  8. Menuda receta!!!! los xuxos, espectaculares mmm!!! ¿No es en la cocina donde se cuece todo? pues en los blogs de cocina se debe hablar de todo lo que a uno le apetezca, y como no... de cocina. Tu comentario, acertado, es un septiembre gris, aunque hoy le has dado un color y un sabor con tus xuxos...que mas que empezar parece que acaba el curso. ^_*
    Besos 2.0

    ResponderEliminar
  9. Gracias Francisco, es verdad que estas pequeñas cositas las que alegran la vida. Espero que también ayude a dar color a la de otras personas.

    Un beso

    ResponderEliminar
  10. Laly guapa que bien te expresas y cuanta razón tienes!!, pero pensemos que algún día cambiará y estos xuxos ayudan ha hacerlo más llevadero. Que buenas fotos, son para babear directamente, me apunto la receta. Un beso

    ResponderEliminar
  11. Viendo y comiendo esos xuxos parece que se ven las cosas menos grises, al menos nos endulzan un poco.
    Saludos

    ResponderEliminar
  12. Qué ricos! Ahora me venían estupendos para tomármelos con un cafelito. Besos guapa.

    ResponderEliminar
  13. Mi vida, comprendo todo lo que dices en tu escrito. Pero estoy segura de que lo que más te deprime o entristece es que las niñas empiecen de nuevo el curso escolar, con sus correspondientes obligaciones, madrugones, deberes....
    A mí me pasaba lo mismo con tu hermana y contigo. Siempre recordaré cuando os despertaba para levantaros y decíais : " mamá, cinco minutitos más"..
    No todas las madres nos alegramos cuando nuestras hijas comienzan sus cursos escolares. Estamos las que nos alegramos como ellas cuando tienen vacaciones.
    Ánimo cariño, y cuando estés un poco triste, haz un dulce de esos tan buenos que sabes hacer.

    ResponderEliminar
  14. Después de leer tu entrada me apetecía decirte un montón de cosas pero al leer el comentario que me precede me he quedado muda, te dice cosas tan bonitas y tan reconfortantes que cualquier cosa sobra.
    Tus xuxos pienso hacerlos.
    Un beso

    ResponderEliminar
  15. Buenos tardes Laly. Fabulosos como te han quedado esos xuxos, me parecen todo un lujo poder saborearlos. Sinceramente te han quedado fantásticos. Muchas gracias por mencionarme en tu entrada, es para mí todo un honor. MUCHAS GRACIAS
    Un beso Paco

    ResponderEliminar

Me encanta recibir visitas y pasaré a saludaros lo antes posible.
No se van a admitir comentarios anónimos.
Besos