martes, 20 de septiembre de 2011

PIMIENTOS DEL PIQUILLO RELLENOS


 
   Aquí os traigo otro platito de esos que preparo cuando me sobra carne del cocido y ya tengo el congelador bien surtido de croquetas (o no tengo ganas de hacerlas). Esta vez he comprado unos pimientos del piquillo y los he rellenado de la misma masa que hago  para las croquetas. También lo puedes rellenar de restos de pescado cocido con bechamel, gambitas, bacalao... vaya, todas estas cositas que nos gustan tanto.

 

 
 
 
   Ésta es una receta que me cuesta trabajo explicar, no por su dificultad, si no porque siempre la hago a ojo y no sabría bien daros unas cantidades concretas. A colación de esto, recuerdo que cuando era estudiante y no sabía más que freir un huevo a tres metros de la sartén (tiene su merito ¿eh? aunque no lo creais, a esa distancia es muy complicado), una vecina me explicaba una receta y no paraba de decir: "harina la cadmita", "harina la cadmita"... hasta que yo le confesé que no conocía esa marca de harina. Las risas se escucharon en media Málaga, porque lo que esa buena señora me estaba explicando era que en esa preparación se echaba harina... "la que admita...", vaya, la cantidad que admita. Pues bien, no creáis que es tarea fácil. Han sido unos cuantos años cacharreando para pillarle el punto a ese tipo de explicaciones. El problema es que ahora soy yo la de "la cadmita" y cuando pase a explicaros la receta entenderéis porqué.


INGREDIENTES:


  • Restos de carne del cocido
  • 1 lata de pimientos del piquillo
  • 1 cebolla picadita
  • Caldo del cocido (más o menos medio litro)
  • Harina (4 cucharadas colmadas)
  • Sal y pimienta
  • Nuez Moscada

(Como veis la precisión brilla por su ausencia, pero es que nunca se me ha ocurrido pesar lo que me sobraba...)


PREPARACIÓN:



   En una sartén con poquito de aceite sofreímos la cebollita que habremos picado previamente. Mientras tanto vamos desmenuzando la carne en trocitos menuditos y cuando la cebolla esté blandita la incorporamos a la sartén. Rehogamos un poco y añadimos la harina (dependerá de la cantidad de caldo que queráis utilizar). Mezclamos bien y vamos añadiendo poco a poco el caldo para que no haga grumos a la vez que sequimos removiendo para que todo se ligue. Añadimos la sal, la pimienta y la nuez moscada al gusto.
 
 
   Una vez que conseguimos la textura de una bechamel dejamos que se enfríe un poco, lo suficiente para no quemarmos, rellenamos una manga pastelera, la tapamos bien y la metemos en el frigorífico para que se asiente. Hasta aquí es lo mismo para los pimientos rellenos que para las croquetas. Yo suelo dejarlo toda la noche en el frigo, pero basta con un par de horas.
 

 



   Lo que viene a continuación es lo más fácil: rompemos la punta de la manga pastelera, rellenamos los pimientos y a partir de aquí tienes dos opciones: puedes rebozarlo en huevo y pan rallado y freírlos o hacer una bechamel clarita, cubrirlos con ella y queso rallado y gratinar al horno. De las dos maneras están exquisitos y se pueden congelar perfectamente. Es una receta que no tiene desperdicio.


   Cómo os dije en una de mis primeras recetas, es increible lo que un cocido puede dar de sí, ¿lo estáis viendo?


   Besitos

7 comentarios:

  1. Qué riquìsimos son estos pimientos del piquillo!!! Es una pena que en Italia no los encuentro, aunque también se pueden rellenar otros, pero no es lo mismo. Qué graciosa eres, "harina lacadmita"! olé la gracia andaluza!!! Muy bonita la foto de la fuente con todos los pimientos en fila, bien rellenitos ellos.
    Un beso Laly guapìsima, te veo muy profesional en la foto con tu càmara apuntada, y me encanta entrar aquì pues es relajante.

    ResponderEliminar
  2. Hola guapa, aquí me tienes de seguidora!! Besitos

    ResponderEliminar
  3. Me parece que somos muchas las que nos ha pasado lo de la harina ja, ja,
    Los pimientos así estarán riquísimos y totalmente de aprovechamiento que para estos tiempos no viene mal.
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Hola Chusa, para mí es un enorme placer que pases por aquí. Tus palabras son siempre muy reforzantes y cariñosas. No faltes guapa.

    Hola Charo, gracias por pasar por aquí, espero que te apetezca quedarte. Un beso.

    Mª Dolores, ¿y nunca has buscado unos macarrones de marca "la pava"?, jajaja, puede dar para escribir un libro.

    ResponderEliminar
  5. Esta es una buena manera de aprovechar la carne del cocido

    Besos. Ana

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias por pasar por aquí Ana, da gusto tener a una maestra como tú.

    ResponderEliminar
  7. Mi vida, en todo este tiempo sin visitar tu blog veo un montón de recetas a cual mejor.
    Estos pimientos del piquillo tienen que estar riquísimos. Me encanta que aproveches los restos de comida que te sobran. Para mí un buen cocinero no es el que tiene de todo lo que necesita y hace unos platos para "gourmets", si no el que aprovecha lo que tiene y le sale una buena comida. Te quiere tu madre.

    ResponderEliminar

Me encanta recibir visitas y pasaré a saludaros lo antes posible.
No se van a admitir comentarios anónimos.
Besos